No hay lugar en el mundo donde las mujeres sean más libres y más fuertes que en Chiclayo. Al parecer, las mujeres de Chiclayo absorben la débil porción