A veces me desdoblo y me digo al oído: «¡Qué bueno respirar, sentirte vivo! ¡Qué bueno que te cruces por mi camino!». Rodeado de un espejo circular, soy