El mundo cambia, y las relaciones también. Si hasta hace no demasiado, el hombre era el que llevaba los pantalones (al menos de cara a la galería) en