Las posturas y técnicas utilizables con un consolador no tienen límites más que las de vuestra imaginación. Así que es imposible evocarlas todas. Sin embargo, veamos algunas para