¿A las mujeres les gusta el sexo oral?

El sexo oral parece haber entrado con total normalidad entre las costumbres de la vida sexual de las parejas. Todo el mundo dice disfrutar de esta práctica, pero si lo vemos con más detalle, no siempre es el caso. La mayoría de hombres o mujeres que asumen con normalidad este tema, parece que lo detestan al final. Incluso dos amigas tendrán dificultad en confesar su aversión por la felación. Muchas dicen que les gusta practicarla únicamente para ofrecer una imagen de mujer sin complejos.

Autor: DieterRobbins-Pixabay

Autor: DieterRobbins-Pixabay

Una práctica controvertida

Basta con escuchar la palabra cunnilingus, para ver que en algunas personas provoca cierta aversión. La felación, en otros casos, provoca náuseas. A diferencia de la penetración, el sexo oral recurre a otro tipo de sentidos como el gusto, el tacto y el olfato. Las personas pueden sentirse excitadas al contemplar a un hombre desnudo, y sin embargo, sentir rechazo por el olor que desprende.

Muchos estudios de neurociencia recuerdan que las mujeres se ven atraídas por los hombres con olores opuestos al de sus padres, una forma inconsciente de garantizar la continuidad de los genes para su descendencia. Incluso si cada caso es un mundo y que la parte de la higiene es fundamental en la sexualidad bucogenital, cada historia personal evoca una serie de imágenes que no siempre están limpias de representaciones de todo calado. Por ejemplo, en algunas mujeres, la felación tiene que ven con un comportamiento animal, mientras que para otras es algo humillante.

Sexo oral y sexualidad

El sexo oral puede ser para algunas mujeres un sinónimo de una sexualidad de sustitución o de envilecimiento. Por el contrario, en otras mujeres, puede provocar el sentimiento de transgresión de viejos tabúes a la hora de practicarlo. No cabe duda, que este tipo de práctica sexual provoca un abanico curioso de sensaciones y sentimientos, en algunos casos contradictorios. Sin embargo, las mujeres juegan con esta fantasía, como imagen recurrente, y no siempre con resultados positivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *